Nuevas tendencias!

Ella está revisando las nuevas tendencias, arriban colores y flores. Revisa su armario, no encuentra nada adecuado para la temporada; vuelve a observar la revista. Reconoce el sincretismo francés, holandés y chino, lee algo más sobre el regreso a lo tribal. La mascota digital ya no enciende, los muebles de terrazo empiezan a venderse. Se relaciona a la atrabilis con la producción de la hipocondría, de la melancolía y de la manía. Él ha sido invitado a participar en una colección de arte objeto cuyo tema central es el sincretismo cultural.
El problema con su sonrisa es un pedazo faltante en su incisivo. Las rocas ígneas se forman por el calentamiento de lava volcánica en la superficie terrestre. El triángulo amarillo pintado afuera del estudio tiene dos propósitos, el primer es desde luego llamar la atención del transeúnte, el segundo es crear un ambiente de advertencia, al atravesar la puerta se ingresa se ingresa en un ambiente creativo y artístico donde se sirve jugo de piña.
Extravagancia y elementos gráficos transitan del naturalismo a ilusiones ópticas incitantes, colección de piezas avat-garde.

Montaña de Maletas!

Ella ha empezado a hojear una revista en el avión, una joven está sentada sobre una montaña de maletas, una modelos anuncian relojes finos, un producto promete tecnología intuitiva que se adapta a las necesidades únicas de la piel. Un actor promueve una loción. La joven desea leer algo antes de dormir, pero en la revista abundan las imágenes sin texto, apenas el nombre de la marca. De seguro se producen más imitaciones perfectas de estos bolsos para dama que originales, piensa. Después de pasar rápido varias páginas aparece el primer escrito. En la vida de cada una de nosotras existen momentos cruciales que definen la clave de nuestro estilo, lee.
Como no hay dinero en tu cuenta bancaria, has decidido pedirle prestado a tu madre. Otra vez no tienes, te dice en la videollamada. No mamá, pero estoy esperando un depósito, le contestas. Te hace una transferencia, ahora ya tienes algo. Le agradeces, te despides de ella. El cohete rojo, como ya se pudieron imaginar, fue hecho en china, el vaso ya no tiene agua, el cachorro digital ha muerto. Sales a comprar café orgánico, en la calle todos están paseando a sus perros. La atrabilis puede ser un humor particular de color negro formado por cenagosa de la sangre o de bilis segregada por el páncreas.
Ella está revisando las nuevas tendencias, arriban colores y flores. Revisa su armario, no encuentra nada adecuado para la temporada; vuelve a observar la revista. Reconoce el sincretismo francés, holandés y chino, lee algo más sobre el regreso a lo tribal. La mascota digital ya no enciende, los muebles de terrazo empiezan a venderse. Se relaciona a la atrabilis con la producción de la hipocondría, de la melancolía y de la manía. Él ha sido invitado a participar en una colección de arte objeto cuyo tema central es el sincretismo cultural.
El problema con su sonrisa es un pedazo faltante en su incisivo. Las rocas ígneas se forman por el calentamiento de lava volcánica en la superficie terrestre. El triángulo amarillo pintado afuera del estudio tiene dos propósitos, el primer es desde luego llamar la atención del transeúnte, el segundo es crear un ambiente de advertencia, al atravesar la puerta se ingresa se ingresa en un ambiente creativo y artístico donde se sirve jugo de piña.

¿Imágenes de esta historia?

En su fotografía él abraza a una dama, lleva unos lentes de plástico para poder ver a pesar de su miopía. Porta un peinado techno como estuvo de moda en los ochenta, una chamarra de piel y una camiseta de Tool. La damita se ha levantado del suelo. El canon literario no existe, fue lo último escrito en su red social. La mascota virtual tiene hambre. ¿Imágenes de esta historia? Algunas, pero por el momento sólo una persiste. Él acaba de terminar una colección de muebles basados en trapecios. El penúltimo mensaje de su red social alude a la colonización y a las minas nuevas en el noreste de nuestro país.
Tú estás en casa, planeando tu siguiente derrota, no hay dinero en tu cuenta en el banco, mucho menos en tus bolsillos ni en tu cantera. Llevas varios días esperando una transferencia electrónica, llamas al banco, todavía no es realizada. Malditos días feriados, piensas. La pequeña dama está por volver a casa, ocupa su lugar en el avión, se abrocha el cinturón. Él no ha vuelto a su estudio, está preocupado por la censura y por las reformas.
Ella ha empezado a hojear una revista en el avión, una joven está sentada sobre una montaña de maletas, una modelos anuncian relojes finos, un producto promete tecnología intuitiva que se adapta a las necesidades únicas de la piel. Un actor promueve una loción. La joven desea leer algo antes de dormir, pero en la revista abundan las imágenes sin texto, apenas el nombre de la marca. De seguro se producen más imitaciones perfectas de estos bolsos para dama que originales, piensa. Después de pasar rápido varias páginas aparece el primer escrito. En la vida de cada una de nosotras existen momentos cruciales que definen la clave de nuestro estilo, lee.
Como no hay dinero en tu cuenta bancaria, has decidido pedirle prestado a tu madre. Otra vez no tienes, te dice en la videollamada. No mamá, pero estoy esperando un depósito, le contestas. Te hace una transferencia, ahora ya tienes algo. Le agradeces, te despides de ella. El cohete rojo, como ya se pudieron imaginar, fue hecho en china, el vaso ya no tiene agua, el cachorro digital ha muerto. Sales a comprar café orgánico, en la calle todos están paseando a sus perros. La atrabilis puede ser un humor particular de color negro formado por cenagosa de la sangre o de bilis segregada por el páncreas.
Ella está revisando las nuevas tendencias, arriban colores y flores.

seafaringgypsy:

Be yourself style is.
-Yoda

Bosco!

Canon Literario!

Recibes una imagen de la dama vestida de negro, apenas son las cinco veinte de la tarde. Llegas a casa. En tu piel se refleja el color turquesa de tu habitación. ¿Imágenes de esta historia? Una damita en el aeropuerto, una piña en un estudio, un cachorro digital. El dj virtual acaba de poner una pista, se repite un loop, las jóvenes agitan sus banderas, los muchachos saltan a pesar de llevar sandalias. Justo ahora molesta ese momento incómodo cuando las dos melodías no están bien empatadas, vaya metida de pata. Un cohete rojo está surcando el cielo.
En su fotografía él abraza a una dama, lleva unos lentes de plástico para poder ver a pesar de su miopía. Porta un peinado techno como estuvo de moda en los ochenta, una chamarra de piel y una camiseta de Tool. La damita se ha levantado del suelo. El canon literario no existe, fue lo último escrito en su red social. La mascota virtual tiene hambre. ¿Imágenes de esta historia? Algunas, pero por el momento sólo una persiste. Él acaba de terminar una colección de muebles basados en trapecios. El penúltimo mensaje de su red social alude a la colonización y a las minas nuevas en el noreste de nuestro país.
Tú estás en casa, planeando tu siguiente derrota, no hay dinero en tu cuenta en el banco, mucho menos en tus bolsillos ni en tu cantera. Llevas varios días esperando una transferencia electrónica, llamas al banco, todavía no es realizada. Malditos días feriados, piensas.

Terrazo!

Deciden dejar de cortar y montar terrazo, por ahora. Caminas hasta tu casa, te detienes en el jardín, eliges una banca para sentarte. Te colocas los auriculares, enciendes un cigarro electrónico. Piensas en rocas ígneas oscuras, en motocicletas conducidas por damas, en comida baja en grasas. Terminas de fumar, los faroles están encendidos, caminas algunas cuadras más hasta tu hogar. Recibes un mensaje en tu dispositivo móvil. Hoy vestiré de negro, puedes leer en la pantalla sensible de tu dispositivo inteligente.
Abre una botella pequeña de vodka, enciende la televisión, piensa en el capitalismo cultural. La manzana orgánica representa un estilo de vida sano, medita sobre las comunidades imaginarias en cuya base están los medios masivos de comunicación. Sigues pensando en los restos de un volcán. La vida también puede ser un producto, piensa él; alguien la hace para nosotros, se la compramos. Se paga también por la iluminación espiritual asistiendo a cursos de meditación trascendental.
Él está sólo en casa tomando vodka, en la televisión están pasando uno de esos eventos masivos en los cuales las melodías se mezclan y nunca se sabe cuándo empieza una y termina la otra. Hay jóvenes de varias partes del mundo agitando sus banderas. Las jóvenes llevan bikini, los muchachos playeras ligeras, abalorios de colores, lentes oscuros. El dj está diciendo algo sobre los géneros musicales, toma el micrófono con una mano, también lleva puestas gafas para el sol.
Recibes una imagen de la dama vestida de negro, apenas son las cinco veinte de la tarde. Llegas a casa. En tu piel se refleja el color turquesa de tu habitación. ¿Imágenes de esta historia? Una damita en el aeropuerto, una piña en un estudio, un cachorro digital.

Zapata.

Trapecios Amarillos!

Apaga el aparato, no hagas ruido. Obediente, desactivaste el artilugio, no emitiste ningún sonido. Contemplaron el trabajo, aspiró aire con vehemencia, siguieron laborando. Mandaron órdenes con destreza, calibraron con habilidad, cortaron con precisión. Suman artesanía y tecnología. Cuatro trapecios en posición vertical, tejido de gamuza, contraste de tonos.
Deseo mezclar dos cosas: circunferencias y líneas rectas, dijo. También piedra basáltica y terrazo. Renovar las formas, adaptar discursos formales. ¿Imágenes de esta historia? Un cohete rojo con una estrella, una criatura con sonrisa perturbada, un rostro oscuro, un vaso medio lleno; también referencias cotidianas, trazos finos y perspectivas lúdicas. Me interesó ese discurso conformado por restos volcánicos, recipientes con la mitad vacía y trapecios verticales, dice en la entrevista. Quiere hacer una película, proyectarla, apuntar ideas. Él no confía en nadie. Espero aprender algo de ti, dice muy serio mientras pinta dos trapecios amarillos.

lobsterlust:

In Nahuatl mythology, Tezcatlipoca (tes-cat-lee-poh-ka) or “smoking mirror" was the god of the night, the north, temptation, sorcery, beauty and war. He was known by other descriptive names, such as Titlacauan (We His Slaves), Ipalnemoani (He by whom we live), Necocyaotl (Sower of Discord on Both Sides) and Tloque Nahuaque (Lord of the Near and Nigh) and Yohualli Eecatl (Night, Wind). When depicted he was usually drawn with a black stripe painted across his face, and is usually shown with his right foot replaced with a mirror made of obsidian or hematite. Sometimes the mirror was shown on his chest. He would carry four arrows in his right hand to punish the sins of man with. His hair was black and in the style of a warrior, as well as carrying a shield and weapon. He wore twenty gold bells on his ankles, and on his right foot he wore a deer hoof, representing his swiftness and agility. He appears on the first page of the Codex Borgia carrying the 20 day signs of the calendar; in the Codex Cospi he is shown as a spirit of darkness, as well as in the Codex Laud and the Dresden Codex. According to the Aztecs, he was also the god of discord and deceit as well as the god of robbers, but he was also the god of rulers, warriors and sorcery. He was associated with the notion of destiny or fate and with the jaguar, and was known for inciting wars between peoples. He owned a mirror (Itlachiayaque - “Place From Which He Watches”) that gave off smoke, killing his enemies; he saw everything and he punished wrong doers with illness and poverty, and rewarded good people with wealth and fame. He was the antithesis, rival, and eventually the twin of Quetzalcoatl. It was thought then when a baby was conceived, it was placed there by Tezcatlipoca to decided it?s fate; the day you were born on prophesised the success or failure in your future. How the child looked was also attributed to the whim of Tezcatlipoca. It was thought that he would appear at night as a shrouded corpse, a bundle of ashes or a headless man with his chest and stomach slit open, and anyone who was brave enough to rip out his heart could demand a reward for returning it. Attributes of both Tezcatlipoca and Quetzalcoatl originally came from pre-Aztec traditions of the Olmecs and the Toltecs. The Aztecs assimilated them in their religion, and the two deities were equated and considered twin gods. They were both equal and opposed. Thus Tezcatlipoca was called “Black Tezcatlipoca”, and Quetzalcoatl “White Tezcatlipoca”. Mixcoatl was sometimes added to this complex as “Red Tezcatlipoca." Omacatl, Titlacahuan and Tezcatlanextia were also considered aspects of Tezcatlipoca; the four Tezcatlipocas were the sons of Ometecuhtli and Omecihuatl, lord and lady of the duality, and were the creators of all the other gods, as well as the world and man.

lobsterlust:

In Nahuatl mythology, Tezcatlipoca (tes-cat-lee-poh-ka) or “smoking mirror" was the god of the night, the north, temptation, sorcery, beauty and war. He was known by other descriptive names, such as Titlacauan (We His Slaves), Ipalnemoani (He by whom we live), Necocyaotl (Sower of Discord on Both Sides) and Tloque Nahuaque (Lord of the Near and Nigh) and Yohualli Eecatl (Night, Wind). When depicted he was usually drawn with a black stripe painted across his face, and is usually shown with his right foot replaced with a mirror made of obsidian or hematite.

Sometimes the mirror was shown on his chest. He would carry four arrows in his right hand to punish the sins of man with. His hair was black and in the style of a warrior, as well as carrying a shield and weapon. He wore twenty gold bells on his ankles, and on his right foot he wore a deer hoof, representing his swiftness and agility. He appears on the first page of the Codex Borgia carrying the 20 day signs of the calendar; in the Codex Cospi he is shown as a spirit of darkness, as well as in the Codex Laud and the Dresden Codex.

According to the Aztecs, he was also the god of discord and deceit as well as the god of robbers, but he was also the god of rulers, warriors and sorcery. He was associated with the notion of destiny or fate and with the jaguar, and was known for inciting wars between peoples.

He owned a mirror (Itlachiayaque - “Place From Which He Watches”) that gave off smoke, killing his enemies; he saw everything and he punished wrong doers with illness and poverty, and rewarded good people with wealth and fame. He was the antithesis, rival, and eventually the twin of Quetzalcoatl. It was thought then when a baby was conceived, it was placed there by Tezcatlipoca to decided it?s fate; the day you were born on prophesised the success or failure in your future. How the child looked was also attributed to the whim of Tezcatlipoca. It was thought that he would appear at night as a shrouded corpse, a bundle of ashes or a headless man with his chest and stomach slit open, and anyone who was brave enough to rip out his heart could demand a reward for returning it.

Attributes of both Tezcatlipoca and Quetzalcoatl originally came from pre-Aztec traditions of the Olmecs and the Toltecs. The Aztecs assimilated them in their religion, and the two deities were equated and considered twin gods.

They were both equal and opposed. Thus Tezcatlipoca was called “Black Tezcatlipoca”, and Quetzalcoatl “White Tezcatlipoca”. Mixcoatl was sometimes added to this complex as “Red Tezcatlipoca." Omacatl, Titlacahuan and Tezcatlanextia were also considered aspects of Tezcatlipoca; the four Tezcatlipocas were the sons of Ometecuhtli and Omecihuatl, lord and lady of the duality, and were the creators of all the other gods, as well as the world and man.

Testimonio Inmóvil!

No sabemos qué criatura habita aquí, te dice. Hay un contrato con los dioses del inframundo. Comienzan a elevarse, observan edificios de piedra, la megalópolis se hace pequeña. Oteas la inextricable unión entre piedras, árboles; espectáculo de vinculación entre selva y pasado remoto. Construcciones monumentales atípicas, testimonios inmóviles, letárgicos; centros ceremoniales creados con esfuerzo humano, conjunción de espacios: cielo y tierra fundidos.
Comienzan a descender. Hemos sido arrancados de la selva, dice la joven. El tiempo se detiene. Se encuentran entre dos montículos adyacentes, hay símbolos abrumadores, un jaguar luminoso transita enfrente de sus ojos como una sutil cometa. Sus manchas representan las estrellas, es un símbolo del inframundo, te dice ella; su mirada es luminosa. Observarlo es atestiguar sus costumbres noctámbulas, sigilosas; después puede haber mimesis involuntaria. Miras tu reloj, los segundos avanzan de nuevo, vuelves a escuchar la música, ella te abraza, te toma las dos manos, las sujeta fuerte, se despide; regresa a bailar en el centro de la pista.
Te concentras de nuevo en las esferas luminosas de las jóvenes mientras levantan los pies al ritmo de la música, flexionan las rodillas, sonríen. Epiezas a necesitar de nuevo el contacto con los demás. Es momento de regresar a casa, todavía no hace frío.
En el autobús han puesto esa película sobre las aventuras de un programador introducido en los circuitos de una computadora donde los programas tienen vida y personalidad propia; justo el personaje principal acaba de ser reconstituido en un mundo digital. Los efectos del medicamento empiezan a aparecer. Puedo ocupar este asiento, te dice un adulto joven señalando a un costado tuyo. Contestas de manera afirmativa. En la pantalla interior del camión, las motocicletas están dejando una estela de luz. El poder del jaguar es inconmensurable, dice el muchacho mientras mira sin interés la película.